bckgrndsup
header
Title
Descubre el Origen

 

Del arranque histórico de la celebérrima ciudad de Bailén, poco se sabe. Comienza con la mención en las fuentes del término "Baritto", palabra de origen turdetano que recibió el asentamiento fenicio preexistente.

Cuando los griegos colonizaron nuestro territorio, fue bautizada como Baikol y Besur, constituyéndose así los inicios de la triada de la Dieta Mediterránea integrada por el trigo, el aceite y el vino, convirtiéndonos hoy en día en referente dentro del sector gastronómico de la provincia de Jaén. Posteriormente, cuando los romanos llegan a Hispania con el propósito de enfrentarse en las Guerras Púnicas contra los Cartagineses, se sintieron realmente fascinados con la gran riqueza minera, agrícola y ganadera de la zona, decidiendo asentarse en ella y denominándola con los nombres de Baécula-Caecilia y Baécula-Bética, situando su población en torno a los 800 habitantes.

Dentro del contexto de la Segunda Guerra Púnica (218 a.C - 201a.C) que enfrentó al ejército cartaginés de Asdrúbal Barca, y el romano a cargo de Publio Cornelio Escipión, "el Africano", (culminando con la victoria de este último), nos encontramos ante un hecho clave: La Batalla de Baécula (208 a.C), enfrentamiento que traerá consigo el principio del declive del poder cartaginés en el Mediterráneo, además de unas extraordinarias repercusiones como: la de obtener una posición óptima para continuar con su campaña de dominación del valle de Guadalquivir y propiciando así la posteriormente favorable "Romanización de Hispania".

En la actualidad, aún se sigue debatiendo sobre la ubicación de esta batalla, que nosotros damos como nuestra, no sólo por su similitud fonética, tanto como por la proximidad geográfica que nos proporcionan las fuentes, así como la excelente posición estratégica con la que hoy en día seguimos contando.

Para apoyar nuestra hipótesis contamos, con las teorías refutadas como la de Ruiz Giménez (1879) tomando como referencia su obra "Apuntes para la Historia de la provincia de Jaén" en su capítulo referido al origen de la ciudad de Bailen, fundamentado en la existencia de la ciudad conocida como Becula, Baecula o Bétula. Su estudio se basa principalmente en el análisis de la obra de Tito Livio, y en la confusión ocasionada por diversos errores de traducción y por aquellos otros generados por los copistas de las obras de los autores clásicos. Estos errores habrían provocado la aparición de una gran variedad de nombres que fueron identificados con diversas ciudades según los investigadores que los trataron, como pueden ser: Bétulo, Beturia, Baalim, Baezula, Bessul.... todas ellas identificadas posiblemente con Bailén.

Para reafirmar estas tesis nos basamos en las fuentes de autores latinos como: Polibio (X 38, 7 a 40) cuando señala que "El general cartaginés recorría entonces los parajes de Cástulo, alrededor de la ciudad de Becula, no lejos de sus minas de plata. Informado de la proximidad de los romanos, cambió de lugar su campamento [...]" (Polibio X 38, 7 y 8). Y Tito Livio, el cual confirma esta información y añade algún dato más "El ejército cartaginés más próximo, el de Asdrúbal, estaba cerca de la ciudad de Becula. Delante del campamento tenían avanzadillas de caballería; los escaramuceadotes, las tropas de vanguardia y las que iban a la cabeza de la columna, (Se refiere al ejercito romano) sobre la marcha y antes de buscar emplazamiento para el campamento, lanzaron un ataque contra éstas tomándolas tan poco en serio que no había duda sobre cuál era la moral de uno y de otro bando, los jinetes fueron rechazados en una huida atropellada hasta el campamento, y las enseñas romanas llegaron casi hasta las mismas puertas. Aquel día, simplemente se avivó el espíritu de combate y los romanos acamparon" (Tito Livio XXVII 18, 1 a 4).

Seguramente presionado por estas acciones cambio Asdrúbal de campamento a un lugar que según Polibio tenía "[...] un río que fluía a sus espaldas y delante de la empalizada había un llano defendido por un escollo lo suficientemente hondo para ofrecer protección; el llano era tan ancho que cabía en él el ejército cartaginés formado. Asdrúbal permaneció en este sitio; apostó día y noche centinelas en el escollo" (Polibio X 38, 8). Y Tito Livio lo describe de la siguiente manera: "Por la noche, Asdrúbal replegó sus tropas a una altura que tenía una explanada en la parte más alta. Por detrás había un río y por delante y por los lados ceñía todo su contorno una especie de ribazo abrupto. En la parte baja había también otra planicie ligeramente inclinada, rodeada a su vez por un saliente igualmente difícil de escalar. Cuando al día siguiente vio Asdrúbal que el ejército romano estaba formado delante del campamento, hizo bajar a esta planicie inferior a estos jinetes númidas y a los baleares y africanos de armamento ligero" (Tito Livio XXVII 18, 5 a 7)..

Las referencias geográficas citadas las podemos relacionar con los ríos Guadiel y Rumblar y con los cerros Jarosa y la Navarra hoy desaparecidos.

El afamado arqueólogo Schulten vendría a corroborar estas teorías.

Posteriormente el nombre de Baécula también aparece relacionado con las posteriores Guerras Civiles de Roma. Hirtuyelo, lugarteniente de Sertorio, es derrotado por Metelo en Baécula-Bética. Julio César pernocta en esta ciudad antes de la batalla de Munda, donde derrotó a los hijos de Pompeyo.

Del pasado paleocristiano y visigodo de nuestra venerable villa poco se sabe, tan sólo la referencia de un pequeño monasterio visigodo doblado (dividido para monjas y monjes), del que nos habla la inscripción de una lápida fundacional en los muros de la antigua iglesia de San Andrés y Santa Gertrudis, primitivos patronos de Bailén, cuyo vaciado se encuentra en el Museo Arqueológico de Madrid, a falta del original, y que reza:

....el Abad Locuber fundó este monasterio y construyó dos coros en el año 691, durante el reinado del rey visigodo Égica...

La fecha se correspondería con la del 14 de mayo, día de Bailén.

Casi nulos, son los vestigios que tenemos del pasado andalusí de nuestra ciudad, salvo la intuición del topónimo "Baylén" que bien puede proceder del pasado árabe que nos precede, ya que no se mencionada en las fuentes salvo en una ocasión, cuando en 1155 Alfonso VII dio los castillos de Baños, Segral y Baylén a su vasallo Abdelaziz en Baeza. De esta época sólo nos queda la referencia del Castillo y una mezquita construida entre el 860 y 880 por Abd al-Rahman I sobre el antiguo monasterio visigodo.

Con la Reconquista cristiana, Baylén se convirtió en tierra de realengo, siendo propiedad de los reyes castellanos desde 1227 y dependiente del concejo de Baeza y de su Fuero, como demuestra un documento de 1331, (época de Fernando III "el Santo") apareciendo nuestra villa relacionada entre las parroquias pertenecientes a Baeza.

En 1349, el rey castellano Alfonso XI, como recompensa a su vasallo Pedro Ponce de León, señor de Marchena, por la ayuda prestada en la toma de plaza de Gibraltar, le permite comprar el término de Baylén y su castillo, por la cantidad de 140000 maravedíes, pasando a ser desde ahora tierra de señorío.

Así el Castillo de Baylén pasó a convertirse en una pieza clave.

A lo largo del siglo XV tenemos varias noticias del Castillo de Bailén, hoy desaparecido, que aparecen relacionadas con el Condestable Lucas de Iranzo, así este cuando en 1459 se dirigía establecerse en Jaén, una epidemia de peste en esta ciudad le llevó a establecerse provisionalmente en Bailén. En Bailén pasó casi once meses dedicado a organizar fiestas y cazar en el entorno.

A finales del siglo XV comenzarán, los pleitos territoriales con la vecina ciudad de Baeza, la cual reclamaba para sí terrenos limítrofes de la villa de Baylén. La cuestión se resolvió por medio de una sentencia de Fernando el Católico de 1504, por el cual Baylén vería ampliado su territorio a costa de un tributo anual pagadero a Baeza que se mantendría hasta el último Tercio del XIX.

bottom